menú

viernes, 22 de mayo de 2009

Cuidados faciales III- Mantenimiento: Hidratación / Nutrición


Siguiendo con los tratamientos de cuidado de la piel el siguiente paso sería el mantenimiento es decir, hidratación y nutrición.

La piel está cubierta por el manto hidrolipídico o emulsión epicutánea, que se forma debido al agua de transpiración y del sudor y por los componentes de la secreción sebácea. Si la existencia de esta emulsión natural, la descamación continua de la piel le daría a esta un aspecto áspero y blanquecino, además de proteger frente a agresiones externas y a la acción de microorganismos. Por eso los tratamientos de hidratación y nutrición tienen como finalidad corregir y mantener la citada emulsión epicutánea.

De manera simplificada se puede decir que un producto hidratante es aquel que elimina las señales y síntomas de la piel seca. Los mejores productos hidratantes son aquellos que dejan una finísima película protectora sobre la epidermis, y mantienen la cantidad necesaria de agua en la piel, que es de aproximadamente un 13%, y que disminuye con el paso del tiempo hasta llegar a 5-7%.

Dependiendo del tipo de piel la emulsión de la crema hidratante debe ser distinta:

PIEL NORMAL:
se utilizarán emulsiones denominadas aceite/agua (O/W) que además de aumentar la humedad de la capa córnea prolongan el tiempo de contacto del producto con la misma, y que contienen predominantemente agua, aceite mineral, propilenglicol con cantidades pequeñas de vaselina o lanolina.

PIEL SECA:
emulsiones también (O/W) formuladas con agua, aceite mineral, propilenglicol y mayores cantidades de vaselina o lanolina y otros aditivos para reconstuir, renovar o rellenar (colágeno, proteínas, vitaminas)

PIEL GRASA
: se utilizarán productos con poder oclusivo, emulsiones agua/ aceite (W/O) , que al formar una película sobre la superficie de la piel, le dan la hidratación a la piel porque frenan la pérdida de agua por evaporación, y que contienen sobre todo agua y propilenglicol
Las cremas nutritivas tienen por objeto devolverle a la piel los elementos nutritivos que por distintos factores ésta haya perdido. Así evitamos la formación de líneas de expresión y arrugas y se atenúan las ya existentes. Las cremas nutritivas pueden ser simples y complejas.
Simples: Son a base de lanolina y aceites vegetales.
Compuestas: Son cuando contienen sustancias activas, como vitaminas, sales marinas, colágeno, aloe vera, etc.
Las cremas nutritivas se aconseja comenzar a usarlas a partir de los 20 años, solamente las simples y desde los 30 años las complejas. Se aplican durante la noche, ya que aprovechando el descanso la circulación y el ritmo respiratorio mejoran, y las células se renuevan de forma más fácil que en el día.

No hay comentarios :