menú

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Dudas sobre las pieles sensibles.

Un 70% de l@s español@s declara tener la piel sensible. Pero, ¿ realmente es una piel sensible como tal? Vamos a despejar algunas dudas que se presentan y giran en torno a este tipo de pieles

¿Cómo identificar una piel sensible?

Una piel en condiciones normales cuenta con una función de barrera para defenderse de estos agentes, tanto externos como internos. Una piel sensible tiene esta barrera fina y muy frágil, y por tanto muy vulnerable al efecto de estas agresiones y reacciona de manera desproporcionada. Ahora en invierno, un simple contraste de temperatura- del frío exterior a un ambiente interior con calefacción- es suficiente para que una piel sensible muestre sus síntomas característicos: que enrojezcas o que notes una sensación de calor o quemazón en la zona de las mejillas, o incluso que la epidermis se muestre tirante o áspera, e incluso que pique.


¿El cutis sensible nace o se hace?

Aunque hay pieles que tienen una predisposición genética a la sensibilidad, también es cierto que hay otras absolutamente normales, que se vuelven sensibles como consecuencia de soportar constantes agresiones externas o internas, como puede ser el estrés permanente.



¿Es lo mismo una piel sensible que alérgica?

La diferencia entre ambas se encuentra en que en una piel alérgica, la reacción la provoca el sistema inmunológico al entrar en contacto con una sustancia que el organismo identifica como peligrosa y ante la que siempre mostrará rechazo. Mientras que en una piel sensible la epidermis reacciona de forma momentánea y no siempre se repite.


¿Sabéis ya ahora si formáis parte de ese 70% de español@s con la piel sensible? Esperamos haber podido aclararos algo sobre esto, y en caso de que la respuesta sea afirmativa estar atent@s que os daremos algún consejo para poder solucionar el problema.

No hay comentarios :