menú

jueves, 5 de agosto de 2010

Algunos secretos del bronceado

Siguiendo con el verano os vamos a contar algunos tópicos del bronceado que hay que tener en cuenta, si realmente queremos estar morenos sin correr ningún tipo de peligro.

“Cuanto más tomo el sol más me bronceo”.

Hay que tener en cuenta que pasados 45 minutos de exposición (20 minutos en caso de sol intenso), la piel esta saturado. Exponiéndose más al sol, no se bronceará más sino que corre el riesgo de quemarse. Además, todos tenemos una capacidad máxima de bronceado, que no puede modificarse por exponerse en tiempo más prolongado. El único modo de intensificar el bronceado sin riesgos es utilizar autobronceador.

Autobronceador ER

“En una semana de vacaciones vuelva muy bronceada”

Hay que esperar al menos 48 horas para que empiece a aparecer un bronceado estable, por lo que es muy difícil broncearse igual en una semana que en un mes. Someterse a sesiones intensivas de sol lo único que puede significar es “quemarse la piel”. Para las vacaciones cortas hay que utilizar índices de protección altos incluso….. debajo de la sombrilla!

“Debajo de la sombrilla estamos perfectamente protegidos

La piel se puede enrojecer incluso debajo de la sombrilla. El reflejo del sol es de 20% en la arena, 5% en el agua (la más baja, pero también la más peligrosa, ya que el frescor impide darse cuenta de la intensidad de los rayos del sol). Por eso hay que protegerse incluso cuando se esté debajo de la sombrilla, ya que el reflejo entra también por los laterales.

“Un índice elevado permite quedarse al sol todo el día”

Totalmente falso. Un índice elevado de protección lo único que permite es exponerse al sol con la máxima seguridad, pero no prolongar el tiempo de exposición.

“Cuando hace más calor nos bronceamos más”

La sensación de calor nada tiene que ver con la potencia bronceadora. Las horas en que mejor nos bronceamos son las menos calurosas y las mejores para nuestra salud. En las horas de más calor (entre las 12 y las 16) los rayos de sol son verticales, queman pero no broncean.

“Cuando se está en movimiento no es necesario renovar las aplicaciones”

El sol actúa sobre los cuerpos en movimiento de la misma forma que cuando están en reposo, por tanto es indispensable renovar las aplicaciones.

Así que a disfrutar del verano, de la playa y el sol pero siempre con precaución.

No hay comentarios :