menú

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Pieles abrigadas

Cuando las temperaturas bajan, las prioridades son combatir la deshidratación de la piel y abrigarla antes de los cambios bruscos de temperatura y los rigores del clima. En principio, se puede usar la misma hidratante que en verano, siempre que siga resultando confortable. Si por el contrario, se nota la piel tirante, irritada o reseca, es recomendable optar por fórmulas más ricas y untuosas, para compensar la pérdida de humedad que provocan el viento frío y las calefacciones.
Para elegir bien hay que conocer las características y las necesidades de cada piel, optar por productos que compensen sus deficiencias y dejarse llevar por el propio gusto en cuanto al aroma y texturas.




Conseguir una mayor iluminosidad en el rostro es otro de los retos que superar en invierno. Las agresiones externas provocan la oxidación de las proteínas y favorecen su opacidad. Se pueden paliar el problema con cosméticos que incluyan elementos antioxidantes para potenciar el buen tono y proteger e la acción de radicales libre.

No hay comentarios :