menú

lunes, 18 de abril de 2011

Cuidado con el astro rey

       Cada año aumentan un un 4% los casos de cáncer de piel y la mayoría de las veces se prodría evitar con una buena prevención o descubriéndolo a tiempo.

Los melanomas, un tipo de tumor maligno de piel, sienten predilección por unas zonas determinadas del cuerpo: el lugar más común en los varones es el torso, y en las mujeres las piernas. Sin embargo, es más delicado a tratar el cáncer de pil si aparece en el cuero cabelludo en la cara o en el cuello.
Pero ¿qué ocurre cuando las radiaciones solares impactan sobre la piel?. El efecto no es inmediato, ero si ese impacto es frecuente y duradero, las células pueden multiplicarse sin control y... aparecer cáncer.


Al exponerse al sol los rayos UVB llegan a la epidermis (capa superficial de la piel) y los rayos UVA alcanzan la capa más profunda, dermis. En desterminadas circunstancias estas radicaciones provocan un cambio en el ADN (una mutación) en la células de la piels y se produce su crecimiento descontrolado. ¿Y de qué depende que eso ocurra o no? Pues de la intensidad de la luz solar (el sol es más dañino entre las 12 y las 16 horas), de la duración de la exposición, del grosor de la capa córnea de la piel y del grado de pigmentación de la zona irritada.



Así que como ya hemos dicho en infinidad de ocasiones la piel tiene memoria, y debemos cuidarla porque nos tiene que durar toda la vida.

No hay comentarios :